Atendemos todas sus consultas, llámenos al 0341 156023689 / 0336 154533864, visítenos en Rioja 1151 o consúltenos >> desde aquí

Ficha de Noticia

03may
Facebook Twitter

Despido, consecuencias y posibilidad de cambio.

Imagen de Despido, consecuencias y posibilidad de cambio.

La actividad laboral remunerada es un factor de identidad personal, social, de integración y estructuración del ser humano. Permite responder a una expectativa adquirida que entrega status e identidad social.

Además de las funciones manifiestas, como el salario y las condiciones de trabajo, existen funciones subyacentes, tales como la estructura del tiempo, las experiencias compartidas y contacto con la gente fuera del núcleo familiar, las metas y propósitos que superan a uno mismo, el status social e identidad personal, y el hecho de realizar una actividad habitual y cotidiana. De esta forma, la característica psicológica más importante que proporciona el trabajo es que sitúa al individuo en una red de relaciones con un lugar y función definido dentro de una estructura social. De todo esto, se deriva un sentimiento de seguridad, reconocimiento, dominio y comprensión.

El despido representa la ruptura de este sistema y la desintegración de expectativas y modelos de comportamiento asociados a dichas relaciones. Esta experiencia representa un cambio en la estructura social tradicional del individuo y se contrapone con las necesidades que derivan del trabajo. Así como también puede provocar cambios y alteraciones en la estima de sí mismo, su confianza, estado de ánimo, modalidad de interacción con su círculo íntimo, aparición de síntomas de estrés, entre otros.

En este sentido, todo cambio implica pérdidas, pero también trae consigo nuevas oportunidades, que permiten mirar hacia adelante, evaluar y replantear el desarrollo profesional.

Distintas pueden ser las causas o justificación del cese de funciones, ya sea que hay recorte de presupuesto, inoperancia del empleado, causas justificadas y otras. En cualquiera de los casos enfrentar un despido es complicado, pero no difícil de superar, dependiendo de la actitud del sujeto.

A pesar del malestar que uno puede sentir, es importante escuchar las razones por las que se prescinden del empleado; concentrándose en lo positivo que la experiencia ha dejado, sacándole provecho para no dejar pasar desapercibidas las áreas de oportunidad que se debe mejorar.

Pero, ¿Cómo tomarlo con la mejor actitud y sacar algo positivo ante una situación así? Tratando de tomar la retroalimentación del empleador como punto a mejorar, reforzar o mantener según sea la causa del despido.

Este proceso se ve beneficiado gracias a la capacidad de resiliencia que es inherente al ser humano, es decir, la capacidad para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, dinámicamente, logrando la adaptación positiva a la situación adversa, pudiendo salir fortalecido o transformado de la misma.

Es importante también, contar con una red de contención familiar, social, lo suficientemente fuerte para acompañar en el proceso.

Una estrategia que se podría implementar es elaborar un plan de acción, para coordinar los esfuerzos hacia la meta de la nueva búsqueda.

Realizar primero un auto análisis: “¿qué es lo que me hace falta para poder ampliar las capacidades que tengo?”, “¿Estoy conforme con mi labor?” Esto es útil para “pulir” las áreas de oportunidad que se tiene y quizás modificar el área de búsqueda.

Es necesario fortalecer áreas de oportunidad y en dicha estrategia planificar capacitaciones, para poder sumar conocimientos a mediano y largo plazo.

Siguiendo el plan, elaborar o actualizar el Curriculum Vitae para poder presentar o aplicar a búsquedas vigentes. (Ver: https://goo.gl/FvqZD6 ) Es importante entender que el hecho de no ser contactado, no necesariamente tiene que ver con una actitud negativa hacia nosotros, sino que tal vez hay perfiles más acordes a las búsquedas y que no altere el estado de ánimo ni las fuerzas para continuar con la búsqueda.

Como conclusión, el despido es un proceso de cambio personal, un acontecimiento que debe ser enfrentado con liderazgo. La manera de interpretar y de responder al despido es una fuente de construcción individual de la cual derivan procesos de crecimiento, fortalecimiento, proyección y contención del contexto.

Es fundamental, entonces, la adquisición y consolidación de habilidades interpersonales, relacionales y emocionales; todo esto para fortalecer un ser más integral en el ámbito personal y social. Esto último debe favorecer el establecimiento de intervenciones ordenadas para enfrentar el proceso de reincorporación a una empresa, o bien, el desarrollo de nuevos proyectos de vida que lleven al sujeto a realizar actividades de emprendimiento o de iniciativa empresarial.

Últimas novedades

Ver todas
27abr

Los 8 requisitos del candidato ideal

Un sitio web de empleos reunió a reclutadores de Estados Unidos y Reino Unidos que aseguraron que buscan empleados "informados". Las 8 características que definen a esos postulantes.

31ene

Tácticas para retener el talento.

Las empresas diseñan nuevos métodos para identificar y mantener en plantilla a los mejores empleados.

Se invierte mucho tiempo y dinero en formar un empleado calificado para un puesto; por lo tant...